Tuesday, June 06, 2006

El Mimo y Yo !!!


Este post será bastante extraño para quienes suelan leerme… se que hay varios amigos y conocidos que me vistan sin dejar huella o comentario alguno y hay varios que mediante de “reciprocidad bloguera” seguimos en línea. Bueno, este post es parte de la granja.

Bueno, esta historia es hace unos 12 años atrás, en ese entonces estaba haciendo un proyecto en el Banco Sud Americano, ahora llamado Scotia Bank. Recuerdo que siempre a la hora de almuerzo, frente al diario La Nación había un mimo que de forma graciosa se burlaba de la gente, era tan pero tan pesado que por la vereda frente al diario nadie pasaba por temor a que lo ridiculizaran, sin embargo este tipo, siguiendo estrategias sin igual, se las arreglaba para subirse a los taxis, a los autos de mujeres solas y aprovechaba de molestar a diestra y siniestra a quien pasara por allí. Recuerdo que varias veces cruzamos de vereda o nos fuimos con amigos por otro lado por la sencilla razón de no ser la carne del cañón. La verdad, siempre me dieron ganas de pararle el carro al mimo primero por desagradable y segundo por maricón ya que las mujeres eran objeto de la mayoría de sus burlas y siempre estaba allí, intocable, inmune y cagado de la risa a costa de todos los pobres giles que andábamos en busca de un almuerzo, un banco o del pago de un trámite de último minuto. En fin, el tiempo pasó piola y durante meses evité pasar por esa esquina, de la misma forma que cuando cabro chico uno no pasa frente a la casa donde hay un perro huevón que cuando ladra uno se caga de miedo.


Pasó el tiempo y llegó el veranito, había que pasear, relajarse, olvidar tanta pega, tantos compromisos, echarse guata al sol, tomarse una chelita (cerveza) y salir a conocer gente, bailar, buscar polola de verano y que se yo. Ese verano andaba en La Serena, flor de la vida , cayendo en ese idiota itinerario que de alguna u otra forma te hace aterrizar en el lugar más fome del mundo, La Recova, un lugar de restoranes, chalecos de alpaca, plata de dudosa calidad y diversos productos hechos con el fruto de la papaya (mermeladas, bombones, néctar, jugos, frutos secos, lentes, anillos, dientes que se yo). Bueno allí andaba Astorguita feliz de la vida con su interfaz gráfica de hace 12 años atrás, Rapado guata guata, con polera Harley Davidson con un águila gigante y sin mangas, mi par de tatuajes en los brazos, un Jockey de los Guns n’ Roses, lentes dark dog, con varios kilos de menos, bastantes músculos más y toda una parafernalia encima que me daba cierta “onda” …. Cuando estoy por cruzar la calle, veo un mar de gente cagada de la risa y haciendo un circulo… ¿Qué onda pensé? ….¿habrán unos músicos? , un ¿show? Miré y lo ví ……. Cresta ¡!!! Esta ese mimo de mierda ¡!! Pensé ¿Que hace acá este desgraciado?… me aparece hasta en la vacaciones… de forma súbita se me apareció la pega, el terno, la corbata, la camisa, el horario, mi jefe, la reunión , los compromisos… Agrrrggggr. NOOOO¡!!... Bueno, maldita sea no más ¿Este gueón no descansará? …. Ya sé pensé… lo haré piola piola… caminaré lo más lejos que pueda y cruzaré la calle porque si este me ve así, de seguro me agarra pal hueveo de lo lindo. Dicho y hecho, caminé lo prudente como para no ser el “de turno”. Mientras el pastel, arriba de una camioneta agarrando pal palanqueo de lo lindo a uno viejos que transportaban frutas o no se que diablos… así que piola, se escabullí entre la gente y comencé a cruzar la calle. De pronto siento lo inevitable, el madito corría hacia mi como una gacela, debo decir que estaba a más de 30 ó 40 metros, la gente giró sus cabezas en nuestra dirección expectante, el mimo canchero y ágil, me mira a los ojos, me hace un gesto como diciendo “cagaste pendejo je je je”, se pone delante mío, se sube las mangas, pone cara de rudo y comienza a imitarme….claro está que el flaco lo hacía con bastante gracia, lo cual deleitaba al circo romano. Bueno…. fué en ese momento cuando me sentí realmente agradecido de Dios ya que había dejado frente a mí a quien jamás debió cruzarse en mi camino, y de la misma forma que el maestro enseña a su discípulo las cosas de la vida, pensé que era el momento de enseñarle algo de su propia medicina… Me chanté en seco, el mimo siguió avanzando sin dejar de imitarme, heche un pie atrás, tomé impulso con fuerza, con alegría y en un orgasmo de salvajismo le puse la mejor patada en toda la raja que jamás he logrado mejorar, una patada en la raja de fábula (lamento no haber andado con mis botas rockeras, pero en el verano lamentablemente se usan chalas) la patada en la raja fue de tal magnitud que levante al mino sin mentir unos 25 cm del suelo, el pobre flaco sin cachar nada llevo sus manos a las nalgas en el aire y con una cara de sorpresa y dolor que jamás olvidaré. Mientras la gente decía OOHHHHHH , CHUUUUUU!!!! NOOOOOO,, GGUUAAAA…. Varios reían, otros esperaban ver una pelea…. Bueno, pasó lo inevitable, el mimo como buen profesional no dijo nada, sin embargo su cara estaba desfigurada por la ira, la vergüenza y sed de venganza… giró en 180 y se puso en posición de pelea, yo, idem… le dije… “te cosiste saco de gueas…. Te voy a hacer hablar a puros combos, ahora las vas a pagar todas juntas”, el mimo me tiró una chuleta… allí noté que el flaco era profesional porque era pura fibra así que pensé esta pelea va a estar buena, lo tengo que destrozar rápidito porque por resistencia me va a sacar la chucha, le tape la patá, le tiré un combo directo al hocico… no le achunté y le saque chispas en la frente, me tiró un combo que me llego en el brazo… la gente comenzó a decir “PUTA EL PELAO MALA ONDA!!!” , “PELAO MALA ONDA!!!”, otros gritaban, “PELAO, SACALE LA MIERDA A ESE GUEON PESAO”…Caché que la guea terminaría o en batalla campal, o en cana con el mimo haciéndonos amigos íntimos. En eso aparece un tío que andaba veraneando con nosotros y que había visto toda la trifulca, nos trata de separar y le dice al mimo …oye ,,, no pesquis a este guión (osea yo), está loco, el mimo arrugó, nos separaron .. .quedé eléctrico, me metí a la recova, me tomé un jugo de papayas helado, la gente me miraba, me saludaba y otros me hacían gestos como “buena compadre, por fin cagaron a ese gueón”, mi tío “PALITAS” cagado de la risa… me decía te pasaste negro … wuaajajajjaa, mi viejo no cachando nada, me miraba con asombro, pero sin desaprobación. Pasó el tiempo y se acabó la temporada estival, volví a la pega, pase por el diario La Nación, el mimo no estaba, he pensado varias veces que no es el mismo mimo, me pregunto que srá de él, en fín …. Los fantasmas de habían ido….


19 comments:

Irarrazabal said...

Buenísimo,
Primera visita y quedo con la guata adolorida de tanto reir... Representas todo mi sentir cuando veo al típico mimo tonteando a la gente (todos lucen igual, por lo que para mi es el mismo).
Mi condición física no da para lo que tú hiciste, pero me da gusto saber que alguien tomo venganza por tantos que hemos caido en las burlas de esos odiosos.

Saludos!

kasilas ® said...

Wena negro!
Sin lugar a dudas una de tus mejores anégdotas. Con decirte que hace un par de dias atrás, en el paseo Huerfanos vi a dos estudiantes (con jumper) pintadas de mimo, como es de costumbre, inmediatamente se me viene a la memoria esa historia que como si hubiese estado allí se la cuento a un par de compañeros de trabajo...El resultado, una carcajada al unisono que dura por varios segundos rompiendo el "silencio" de esa calle peatonal.

Un abrazo.

Yreal said...

Muy bueno tu relato,aunque, quizás lo extrañas? jajajaja. Me pasa lo mismo con los mimos y con los payasos.Es una sensación en la boca del estómago bastante fuerte. NUNCA paso por dónde hay uno, son bastante freakys

Anita said...

El mimo las pagó todas contigo, toditas.
Muy entretenido, tal cual pasa en la vida.
Fue como estar ahí.

Un abrazo y saludos al Mimo...jajajaja

Marcel Pommiez Aqueveque said...

JUA JUA JUA

Te pasaste... si no cachabai al final si era el mismo mimo...

En todo caso, al máergen de que son re pesados los weones, es mejor que te caguen trabajando de mimos que te caguen siendo lanzas o ladrones de casa...


En todo caso, putas que me reí con tu relato!!!


Saludos

chica canifru said...

Gracias a dios nunca me han hueviado,creo que le pegaria una pata en los cocos.
Me cargan los mimos.

Jajaja,guen post.

Mariela said...

Primero, muchas gracias por su saludito de cumple =D
Como ya he comentado, de bestia no me bajan :S pero bueno, es el costo que hay que pagar por cumplir años en un día tan "especial".
Segundo, quiero darte las gracias por haber hecho realidad el sueño de miles de chilenos que alguna vez han sido víctimas de estos simpáticos personajes callejeros, claro que son simpáticos hasta que no le toca a uno ser imitado :S
Sos grande!!!!
jajajaja
Saludos!

Yreal said...

Hola, poe aquí pasando a saludar

un abrazo

sin censura said...

Faltan 4 días…

mary said...

Hola tiempo sin visitarte, pero te diré que no he parado de reir, me ha encantado lo que has escrito, toda una experiencia para compartir, yo creo si que lo pensará ahora dos veces antes de molestar a la gente en la calle, genial tu relato.
Besos, que estés bien.

FuriosaCanifru said...

A pesar que los post largos resultan siempre ser lateros, el tuyo está pa cagarse de la risa, sobre todo con las descripciones.

Un gusto lolo.

granujas said...

Negro:

muy buena la historia del mimo, efectivamente muchos prefieren estar en la vereda del frente y cagarse de la risa de los demas, pero personalmente no he visto a uno que sea capaz de tatuar una chala en la raja de alguién, como dices, esa patada representa el malestar de muchas personas que fueron victima del mimo.

en fin le diré a los demas granujas que no te webeen mas, porque todos los miercoles llegas con esas botas baqueras que el solo imaginar te arde el culo...

un abrazo y nos vemos hoy en la tocata.

un granuja y a mucha honra.
The Epilecksis Dog

inma said...

Creo que todo el mundo tenemos a "ese" mimo que forma parte del paisaje urbanístico de allá donde vivimos y que echamos en falta cuando desaparece..Sin embargo yo soy de los que mantiene las distancias con ellos para evitar escarnios.. Me pareciste osado..

Besos.

Shi-Ho said...

JajAjAjAJAJAjaA...!!!!

QUE BUEN POST..!

Y le sacaste la mismísima MIERDA a ese imbécil..??!! Lo recuerdo perfectOO.. PERFECTO. La verdad que era de temer. Incluso en cierta oportunidad, que esperaba desde mi auto dieran la luz verde, el guaripolas, como corriendo en cámara lenta, permanecía estático frente al autO (cagaO de risa, como que la situación de incomodidad le alimentara su cruel sarcasmo)

Muchos, para eludir al tipo, hacían lo mismo que TÚ Rodrigo; cruzanban la calle etc... Siempre me pregunté si alguien le daba $$$$. Si era pa darle ni unO...

GUENA PALIZA..... y a guena hora :D

ENTRETENIDA FORMA DE CONTARLO.... jaja..!


ABRAZOS

Anita said...

Hola Negro!
Pasaba a saludarte.
Por qué no te tirai un temita de Granujas para conocerlos?

Cariños.

Kio said...

excelente..
Q´manera de a ver MIMOS MAMONES.. al igual que tu hay uno que me tiene chata..

un abrazotote
exito
cotu

Andrea Brandes said...

¡Que bueno que le sacaste la cresta! Mimo de porquería, no hay nada más cargante que las pesadeces empaquetadas en el celofán del humor. Eso es una mariconada, porque sólo te puedes defender...a combos!
Me reí a carcajadas!

Yreal said...

Hola Rodri, otra vez pasando a saludar. Y decirte que me gusto mucho tu comentario, y estoy de acuerdo en lo de las locuras místicas y en lo de los ex. Como no hay nuevo post, me paseo por tu blog con mucho gusto

un abrazo

Fernando said...

Chucha..Ahora es el mimo el que piensa en su casa...Iré a trabajar hoy al centro?... y si me gano otra patá en la raja? jajajaja